Un inciso en la ilustración

No os he contado que en la escuela de arte también apredí a manejar el Photoshop y a realizar mis primeros fotomontajes, que son para mi como un vício, puedes hacer casi de todo.rota_defini Como por ejemplo devolver a la “vida”  las fotos que todo el mundo daban por perdidas.

Se pueden hacer autenticas virguerías, tales como el siguiente ejemplo, una tranquila Gran Vía pasa a ser un escenario bien distinto, os dejo a vosotros el adjetivo.

 

montaje_granvia

Y también podemos crear nuestros propios mundos, con un poquito de imaginación, claro. Este me lo inspiró un programa de Iker Jimenez, dónde hablaban de la existencia de otros mundos…yo ya me los imaginé explorándolos!worldpossible

Lo que la imaginación te pida, ese es el límite del Photoshop, ahora bien a mi personalmente no me vereis reduciéndole una pata ó un brazo a una modelo para que parezca más delgada de lo que ya es, creo que eso le ha dado muy mal nombre al Photoshop.

Ilustración infantil

La ilustración infantil no es que haya sido de mis favoritas, pero para aprender bien, necesitas realizar de todo. Yo seguí mis estudios en la Escuela Superior de Arte y Diseño de Madrid (Arte10),carrera allí realicé este tipo de ilustraciones de forma casi industrial, así que me empezó a gustar esto de dibujar cosas para los más “peques”. Pudiera ser que tambien me influyó el hecho de que durante esa época naciera mi primer sobrino… 

conejito-verja

Más bien, creo que si. Al terminar el curso se ha de realizar un proyecto final y el mio fué un cuento infantil para el, dónde explicaba las estaciones y todo lo que sucede en las mismas.

Ahora el es mi mayor fan y quien me da su veredicto cada vez que hago algo relacionado con este género. ¡Es toda una suerte contar con todo un experto en la materia! jejejeje…

El torso de mi vida…

Mi primera aportación es un dibujo con historia, para mi una tragicomendia. 

De pequeña me decían eso de “pues la niña que bien pinta”, que debería estudiar algo sobre ” eso” y bla bla bla…fue tanta la tabarra que terminé estudiando el bachillerato de Artes, pero allí me encontré sola, sin la protección cariñosa de mis primeros admiradores.  En el Giner de los Ríos de Alcobendas, encontré mi Risto Mejide particular… mi profe Luis.

Y es que eso de las verdades como puños duelen, al ver otro dibujo que hice previo a este, me soltó un: “Niña, tu estas por debajo del nivel de la clase ó espabilas ó…”

El Torso que le gustaba a Luis

El Torso que le gustaba a Luis

Pués espabilé (otra no quedaba), el siguiente dibujo fue este. La cosa cambió 180º para tranquilidad mia, fijaros si tanto cambió la situación que Luis (el profe) me pidió que le regalara este dibujo para su casa…¿y que hice? ¡le regalé la fotocopia!  ummm que rencorosilla que salí.

En verdad el dibujo me lo pidieron antes como regalo de boda y Luis lo supo, de hecho la idea de la fotocopia fue de el.

Esta es la historia de un dibujo, sacado de una foto del dominical del El Pais, cuya realización me hizo aprender tanto.