música

En memoria de Marie Fredriksson.

Hoy se cumplen dos meses desde el fallecimiento de Marie Fredriksson, la cantante de Roxette.

Como tantas personas en el mundo, yo también crecí escuchando sus temazos Pop con toques rockeros. ¡Qué grandes!

Sus canciones me remontan a un periodo concreto de mi infancia, dónde mi hermana Laura, sus amigas del cole y yo, bailábamos sus canciones en la cocina de mi casa, junto a nuestro viejo radio cassette… Eran momentos muy felices.

El pasado 10 de Diciembre de 2019, cuando hicieron pública la triste noticia, un escalofrío recorrió mi cuerpo. Y automáticamente dije: Vaya campeona, la batalla que le plantaste al cáncer.

Este trabajo de ilustración es mi pequeño homenaje a Marie Fredriksson, una de las voces de mi (nuestra) vida… ¡Vuela libre Marie!

Hoy hace 21 años que nos dejó este fenómeno de la música.

Es increíble ver como llevando tantos años lejos de aquí sigue teniendo tanta fuerza. Es tal su fuerte presencia aun, que parece que no se haya ido!!

Tan increíble, como que este mismo verano le hemos visto actuar en la clausura de los JJOO de Olímpicos de Londres. ¡ Fue espectacular como hacía cantar al público del estadio! … y a una servidora!

No hay mucho más que decir, salvo que un orgullo haber coincidido en el tiempo con este Mito de la música.

¡Vive por siempre Farrokh!

Esta ilustración a lápiz sobre folio, que os presento hoy la realicé en el año 2006, entre llamada y llamada de mi antiguo trabajo… Fue un día muy productivo!! jejeje

Los temas musicales son una de las razones que más me pueden motivar a la hora de realizar una ilustración, pero vamos que si ya me conocéis un poquito, esto no os va a sonar a nuevo.

Para presentar esta ilustración he querido maquetarla en blanco y negro, como si fuera una portada… ¿del qué? eso os lo dejo a vuestro gusto.

Espero que os guste este psicodélico bajista.

Janelle Monáe es por ahora uno de mis últimos descubrimientos musicales. Hay ocasiones en la que quedarte hasta altas horas de la noche mirando la 2 (tve) trae sorpresas, como por ejemplo, descubrir a esta ‘peazo‘ artista.

Tiene dos discos en el mercado, Metropolis: Suite I (The Chase) The ArchAndroid (Suites II and III). Tiene un estilo musical muy particular, mezclando estilos variados como el Soul, el R&B e incluso el Indi Pop. Aun que después de escuchar sus dos discos, creo que tienen tanta personalidad que deberían enmarcarlos en un nuevo estilo musical, el estilo Monáe.

Salvando las distancias, me recuerda en la valentía de crear música al gusto y no dictado por las discográficas, a mi queridísimo Farrokh (Freddie Mercury) durante los periodos de parones del grupo Queen. Freddie continuaba creando nuevos trabajos en solitario, con un estilo único, algo bizarro, pero absolutamente genial.

Janelle tiene además, varios puntos en común con Mercury y es que a parte de escribir y componer las canciones, es también admiradora de la película Metrópolis, de Fritz Lang, Freddie participó en la renovación de la banda sonora de la película alemana, en 1984, con la canción Love Kills. En este caso, Monáe, para sus trabajos discográficos, ha creado un personaje llamado Cindi Mayweather (su álter ego), una androide que viviría en el año 2719 y que estaría considerada como una figura mesiánica para el resto de la comunidad de androides.

Su directo, su puesta en escena y su música (y lo que dice con ella, que es también digno de mención) dan un gran valor a esta artista. Os dejo con unos vídeos suyos:

http://www.youtube.com/watch?v=LHgbzNHVg0c

http://www.youtube.com/watch?v=lqmORiHNtN4&feature=relmfu

http://www.youtube.com/watch?v=pwnefUaKCbc&feature=relmfu

Ilustración digital realizada con Ilustrator y Photoshop (…y una servidora, claro jaja)

Estoy convencida de que la música acompaña al ser humano desde el principio. Aunque esto es sólo una suposición nada más ya que la canción más antigua del mundo de la que tenemos constancia data del 1.400 a.C, lo que en relación a la antigüedad del ser humano, esta canción podría decirse que es “de antes de ayer”.

A mí personalmente la música me acompaña a diario, entre otros momentos, cuando voy por la calle. Me encanta esa atmósfera de ritmo y sensaciones tan agradables que se crean alrededor mío, ayudándome, incluso, a hacer el camino mucho más corto. Supongo que esa magia nos la proporciona llevar los cascos puestos.

Últimamente he podido comprobar con pena, que de un tiempo a esta parte se ha creado una moda de escuchar la música por la calle, SIN CASCOS. ¿Son conscientes los chavales que van así de lo que se están perdiendo?

Ante esta situación he querido diseñar una nueva campaña, para que esos chicos y chicas inconscientes, no pasen ni un sólo minuto más sin disfrutar de la magia que supone ir escuchando la música con los cascos.

Como veis es una normativa muy sencilla y facilita de entender. Espero en los próximos días llevarla al congreso de los diputados para que entre lo antes posible en vigor (¬¬).

Ya está todo pensado, hasta sus posibles aplicaciones en el mobiliario urbano.

Espero os unáis a esta iniciativa